Los actuales vehículos diésel están obligados a incorporar un filtro de partículas para minimizar las emisiones contaminantes. Es un problema para muchos conductores y fabricantes, haciéndose casi imprescindible una limpieza de filtro de partículas en Getafe de manera periódica para cumplir con la normativa anticontaminación Euro V, y sobre todo desde la última, la Euro VI.

¿Qué es el filtro de partículas? A grandes rasgos y para explicarlo de manera sencilla, sería como una esponja que se encarga de absorber las partículas sólidas y el hollín como consecuencia de la combustión. Sin este filtro, acabarían en el aire y posteriormente en nuestro sistema respiratorio.

Gracias a esta depuración, los residuos cancerígenos y dañinos no son expulsados al medio ambiente, pero llega un momento en el que este sistema se satura, hasta el punto de requerir una limpieza de filtro de partículas en Getafe.

Por eso es importante conocer de qué manera actúa el sistema anticontaminación de nuestro coche para evitar sustos, como el hecho de que tengamos un diésel con AdBlue y el depósito esté acabado antes de llegar a la siguiente revisión.

La conducción en núcleos urbanos pone a prueba constantemente los sistemas anticontaminación de nuestros vehículos. Es un entorno mucho más predispuesto para que elementos como el filtro de partículas se atasquen. Y es que en los trayectos con baja carga del motor no damos tiempo a que el escape alcance la temperatura necesaria que permitiría una adecuada limpieza y regeneración del filtro.

Algo que puedes controlar de manera muy sencilla es el nivel de aceite de tu coche. Si vemos que aumenta, quizás estemos ante un síntoma de que nuestro filtro de partículas no funciona de manera adecuada.

En Huracán Motor utilizamos la última tecnología sin hacer uso de químicos reactivos para asegurar la calidad de nuestra labor, dejando los filtros diésel libres de hollín. ¡Consúltanos!